La edición iberoamericana de Temporada Alta cierra con 7.400 espectadors y un 78% de ocupación

Este domingo se clausuró Temporda Alta Iberoamérica. En total, 81 funciones, 33 de las cuales corresponden a las producciones que Temporada Alta ha llevado al otro lado del Atlántico y al Torneo de Dramaturgia Transatlántico con más de 2.000 espectadores.

Temporada Alta Buenos Aires consigue un 100% de ocupación con Tierra Baja, Casas, Calma! y Vida, las produccions que el Festival ha llevado a Iberoamérica con el objetivo de internacionalizar la escena del país. En relación a la VII edición del  Torneo de Dramatúrgia Transatlántico, Cristina Clemente se proclamó ganadora en la final celebrada el 17 de febrero en Timbre 4 con la colaboración de Fundación SGAE.

Esta séptima edición ha conseguido alrededor de 7.400 espectadores, 81 funciones, 24 espectáculos y un completo programa de actividades paralelas. Con estas funciones se ha conseguido una ocupación media del 78% en las 3 sedes iberoamericanas. Con estas cifras, Temporada Alta Iberoamérica se consolida como una plataforma para dar a conocer la dramaturgia y las producciones del país en Latinoamérica, fomentando a la vez un espacio de encuentro e intercambio entre los artistas de los dos lados del Atlántico. En Buenos Aires, un programa de actividades paralelas, entre las cuales se incluyen 1 taller internacional, 4 workshops (uno de ellos impartido por Guillem Albà), conferencias y mesas redondas sobre dramaturgia actual en las que han participado Cristina Clemente y Marta Aran, han completado el calendario teatral del verano austral.

Así, en las tres sedes Iberoamericanas se han podido ver un total de 24 montajes de diferentes géneros y países. De entre la programación destacamos las tres producciones catalanas y Vida de Javier Aranda realizadas con el apoyo del Instituto Ramón Llull, Acción Cultural Española y Iberoescena. El clásico Tierra Baja interpretado por Lluís Homar; el estreno de Calma! de Guillem Albà; Casas, la pequeña instalación de la escenógrafa mallorquina Xesca Salvà y de Vida, teatro de pequeño formato del titiritero aragonés Javier Aranda han agotado entradas en Temporada Alta Buenos Aires y han conseguido muy buena ocupación en el resto de escenarios latinoamericanos.

Este año el festival Temporada Alta en Iberoamérica cumple 7 años. Durante estas ediciones el programa ha permitido que 37 artistas y espectáculos actuaran en Iberoamérica gracias al soporte principal del Instituto Ramon Llull. La suma de espectadores de estas funciones en estas 7 ediciones sobrepasa los 22.000.